10 claves para un corazón sano


Corazón

Según la Organización Mundial de la Salud en el año 2013, las enfermedades cardiacas son una de las principales causas de muerte en todo el planeta. Hacer ejercicios, seguir una dieta saludable, sonreír y tener una actitud positiva frente a la vida, son hábitos que te ayudarán a proteger tu corazón de muchas enfermedades. Pero, ¿qué otras cosas están a tu alcance para lograr dicho objetivo?, a continuación el cardiólogo clínico Jawdat Wehbe compartirá 10 claves para conseguirlo.

1.- No fumar y evitar estar expuesto al humo del cigarrillo. Fumar ejerce un efecto nocivo sobre el sistema cardiovascular y pulmonar -indica Wehbe- favorece el riesgo de trombosis, cáncer y provoca una reducción del calibre de las arterias coronarias dificultando el riego y normal funcionamiento del corazón. Incluso, puede llegar a producir obstrucción de las arterias de las piernas, pudiendo llegar a terminar la persona con pérdida de miembros o amputaciones. El hábito tabáquico puede ser muy difícil de abandonar. Puede ser de utilidad consultar con una unidad especializada en tabaquismo para optar a las diversas opciones de tratamiento (parches o pastillas y psicoterapias).

2.- Hacer ejercicio. El cardiólogo señala que el ejercicio ayuda a mantener el corazón sano y fuerte, un peso saludable, y protege contra enfermedades. El ejercicio no tiene que ser intensivo, algo como caminar de 30 a 45 minutos diarios (3 o 4 veces por semana), nadar, andar en bicicleta o realizar cualquier ejercicio aeróbico ayuda a mantener el corazón saludable, la clave es realizarlos con regularidad. Al mejorar el funcionamiento del sistema cardiorrespiratorio, se tiene un efecto beneficioso sobre el sobrepeso, además se reduce la presión arterial, los niveles de glicemia o azúcar y colesterol en sangre (aumenta los niveles del colesterol HDL o colesterol bueno), lo que ayuda a prevenir una angina de pecho o infarto cardíaco.

3.- Mantener un peso saludable. Se ha comprobado que la obesidad agrava los problemas cardíacos -indica el especialista- por el sobreesfuerzo al que se somete el corazón, predispone a sufrir de hipertensión, cardiopatía coronaria, accidentes cerebrovasculares (ACV) y favorece la aparición de diabetes tipo 2, además de otras enfermedades como las pulmonares y las osteoarticulares. Una alimentación balanceada y hacer ejercicio con regularidad son dos factores importantes para mantener un peso saludable.

4.- Limitar el consumo de alcohol. El consumo de alcohol moderado (uno a dos vasos de vino tinto al día) se ha relacionado con una disminución de las enfermedades cardiovasculares, acota Wehbe. Sin embargo, está demostrado que el abuso del alcohol es perjudicial para la salud, porque favorece la aparición de enfermedades cardiovasculares y arritmias cardíacas, por ello es recomendable moderar su consumo y limitarlo a un vaso de vino tinto para acompañar las comidas.

5.- Mantener una dieta sana y balanceada. Otra de las recomendaciones del cardiólogo es seguir unos hábitos saludables en la alimentación, porque ayuda a disminuir tres de los principales factores implicados en las enfermedades del corazón: el colesterol elevado, la hipertensión arterial y el exceso de peso. Los hábitos sanos para el corazón incluyen limitar el consumo de sal (excepto en personas que sufren de hipotensión o tensión baja). Además, la dieta debe constar principalmente de frutas, verduras, cereales, carnes magras y pescado. Se aconseja reducir el consumo de grasa (especialmente grasa saturada contenida en la piel del pollo, tocineta, jamón y mantequillas) y colesterol (carnes rojas grasas, leche entera, quesos elaborados con leche entera, platos a base de crema y postres que contengan mucha grasa), y priorizar la grasa que procede del aceite de oliva, frutos secos y pescado, por sus beneficios sobre el sistema cardiovascular. Las frituras elevan los niveles de colesterol y triglicéridos en sangre, por lo que se recomienda comer las carnes asadas y en caso de arepas, empanadas o pasteles que sean horneados. Igualmente se debe reducir el consumo de dulces, harinas y pasta, porque el exceso de carbohidratos también aumenta éstos niveles.

6.- Mantener el colesterol en un nivel saludable. El exceso de colesterol en sangre se acumula en las paredes de las arterias, contribuyendo al proceso de ateroesclerosis, indica el cardiólogo. Se considera hipercolesterolemia a los niveles de colesterol total superiores a 200 mg/dl, siendo un factor determinante en la aparición de la enfermedad cardiovascular. El colesterol alto no provoca síntomas hasta que es demasiado tarde, la única manera de saber si su nivel de colesterol es adecuado es con la prueba indicada en sangre.

7.- Vigilar la presión arterial. La hipertensión arterial es la elevación, mantenida en el tiempo, de la presión arterial sistólica (la que se conoce como la máxima) o de la diastólica (conocida como la mínima). Habitualmente no da ningún síntoma -aclara Wehbe- pero es importante detectarla y tratarla porque se relaciona con enfermedades cardíacas potencialmente graves como insuficiencia cardiaca y el infarto cardíaco. Se considera hipertensión cuando las cifras de la presión arterial están por encima de 140/90 mmHg.

8.- Controlar la diabetes. En personas que padecen diabetes, el cardiólogo señala que es indispensable el control estricto de sus cifras de glucosa (azúcar) en sangre, para evitar las complicaciones en las que, básicamente, el nivel alto de glucosa mantenido provoca un deterioro de las arterias afectando a órganos como el corazón, el cerebro, los riñones y la visión. Con un buen control de la enfermedad (medicamentos y dieta adecuada) se puede mejorar claramente la calidad de vida y el pronóstico de los pacientes con diabetes.

9.- Visitar al médico regularmente. Según Wehbe, la mejor manera de mantener la salud del corazón y evitar problemas cardiacos es visitando al médico de manera regular. Éste le ayudará a determinar su riesgo de enfermedades cardiovasculares y la mejor manera de controlarlas.

10.- Realizar actividades placenteras y reducir el estrés. El especialista indica que el estrés es otro factor que puede afectar al corazón. Es más probable sufrir un ataque cardíaco en momentos de estrés, porque el corazón se acelera y aumenta la presión arterial. Esto no quiere decir que el estrés cause enfermedades cardiovasculares, pero sí puede agravarlas. Por tanto, es importante buscar momentos para realizar actividades relajantes y placenteras, además de ceñirse a calendarios laborales razonables, que nos permitan disfrutar del tiempo libre y desconectarnos del estrés laboral diario.

Siguiendo las recomendaciones anteriores se pueden prevenir muchas enfermedades cardiacas, no olvidando que la estabilidad afectiva y las buenas relaciones sociales, son también una clave importante para lograr un corazón saludable y feliz, finaliza el cardiólogo clínico Jawdat Wehbe.

Comparte lectura saludable:


Recientemente Publicado

»

La espiritualidad facilita la convivencia con el cáncer

ShareLa espiritualidad facilita la convivencia con el cáncer Los ...

»

Estos son los siete órganos que no necesitas para sobrevivir

ShareEstos son los siete órganos que no necesitas para ...

»

Que tu vista no se canse

ShareQue tu vista no se canse En las últimas décadas, especialmente ...

»

¿Bebé prematuro? Chequea su visión

SharePor qué la manera en que una madre le habla a su bebé es más ...

»

Por qué la manera en que una madre le habla a su bebé es más compleja de lo que parece

SharePor qué la manera en que una madre le habla a su bebé es más ...

»

Cuatro maneras de no pelearse con las personas

ShareCuatro maneras de no pelearse con las personas Caerle bien a ...

»

Las subidas de tensión afectan tu visión

ShareLas subidas de tensión afectan tu visión La hipertensión ...

»

Crianza respetuosa para niños saludables

ShareCrianza respetuosa para niños saludables Crianza respetuosa ...

»

Desnutrición y diabetes propician tuberculosis infantil en América Latina

ShareDesnutrición y diabetes propician tuberculosis infantil en ...