¿Ansiedad, ira y estrés? Contrólalas


(Barquisimeto- Ciencia Médica al Día) -.Hoy día, gracias al acelerado ritmo de nuestras vidas, son muchos los factores que pueden provocarnos estrés, ansiedad y rabia; motivos económicos, laborales, relaciones personales e incluso una situación sociopolítica son posibles causas.
La psicóloga, María Alejandra Ruiz, explica que estas emociones están estrechamente interrelacionadas y dependen en su mayoría del aspecto psicológico del paciente. Cada una de ellas tiene una función principal, como por ejemplo, la ansiedad es la respuesta del organismo ante una situación amenazante y reacciona con miedo sin justificación aparente. Su función principal se basa en conductas de huida o lucha, por ello, desencadena conductas como: mover constantemente las manos, los pies o las extremidades (piernas y brazos).
Por su parte, la psicóloga indica que la rabia es una emoción que responde ante una frustración o pérdida de control en una tarea particular, como por ejemplo: conseguir un nuevo empleo, llegar temprano a un lugar, obtener buenas calificaciones, entre otros. Su función principal es la destrucción, y fisiológicamente prepara al cuerpo para la marcha o la autodefensa, por ello es visto socioculturalmente como una emoción peligrosa.
Por otro lado, el estrés es la manifestación de un desequilibrio biológico que compromete el aspecto físico, químico y psicológico
del paciente -afirma Ruiz- el cual “en dosis adecuadas” ayuda a enfrentar nuevas situaciones. Su función principal es poner en alerta a la persona, bien sea para una nueva evaluación, nuevo trabajo, matrimonio, entre otras, tomando en consideración las estrategias necesarias y tomas de decisiones adecuadas para la adaptación.
Sin embargo, cuando el estrés se sale de control, pone en riesgo al organismo, pues se mantiene en un constante estado de alerta, generando enfermedades psicosomáticas como caspa, alergias, enfermedades estomacales, hasta el cáncer.

Más riesgos
No solo el estrés atenta contra la salud -indica Ruiz- la rabia y la ansiedad extrema también comprometen al organismo influyendo en el sistema inmune, en las funciones cardiacas, desarrollo de úlceras, dolores de cabeza, alergias, trastornos del sueño y otras enfermedades psicosomáticas.
Si estas conductas no son diagnosticadas ni tratadas a tiempo, también pueden desencadenar trastornos psicológicos como fobias o trastornos obsesivos compulsivos.

¿Cómo controlarlas?
A continuación, la psicóloga menciona algunos consejos para evitar que estas emociones perturben tu vida:
– Respira: la respiración hace que el cerebro procese mejor la información, se disminuye la presión sanguínea y permite la reflexión y relajación corporal para responder mejor ante los eventos.
– Camina: el ejercicio físico es una actividad donde la persona libera tensiones del día, distrae la mente ante eventos estresores y permite una sensación de bienestar.
– Escribe: cuando consideres que no logras expresar las emociones, escribe y desahogate en las cartas, de manera que la rabia pueda estar centrada hacia un objetivo liberador y no hacia la destrucción.
– Acude al especialista: este evaluará personalmente tus emociones con la finalidad de brindar un abordaje más personalizado, con técnicas que permitan controlar tus conductas.
– Sal con amistades: El apoyo social y familiar es fundamental para que el paciente se sienta en armonía.
Todos estamos expuestos a sentir estas emociones, desde niños hasta adultos, pero debemos estar atentos a los signos de alarma, porque cuando éstas influyen en nuestras actividades diarias (en el hogar, el trabajo, la escuela o en las relaciones con otros), se hace necesario la intervención clínica por parte de un especialista, para evitar posibles cuadros patológicos que comprometan la salud mental, finaliza la psicóloga María Alejandra Ruiz.

Comparte lectura saludable:


Recientemente Publicado

»

La espiritualidad facilita la convivencia con el cáncer

ShareLa espiritualidad facilita la convivencia con el cáncer Los ...

»

Estos son los siete órganos que no necesitas para sobrevivir

ShareEstos son los siete órganos que no necesitas para ...

»

Que tu vista no se canse

ShareQue tu vista no se canse En las últimas décadas, especialmente ...

»

¿Bebé prematuro? Chequea su visión

SharePor qué la manera en que una madre le habla a su bebé es más ...

»

Por qué la manera en que una madre le habla a su bebé es más compleja de lo que parece

SharePor qué la manera en que una madre le habla a su bebé es más ...

»

Cuatro maneras de no pelearse con las personas

ShareCuatro maneras de no pelearse con las personas Caerle bien a ...

»

Las subidas de tensión afectan tu visión

ShareLas subidas de tensión afectan tu visión La hipertensión ...

»

Crianza respetuosa para niños saludables

ShareCrianza respetuosa para niños saludables Crianza respetuosa ...

»

Desnutrición y diabetes propician tuberculosis infantil en América Latina

ShareDesnutrición y diabetes propician tuberculosis infantil en ...