¿Disquecia del lactante o bebé estreñido?


Lactante

La disquecia del lactante es un trastorno gastrointestinal funcional asociado a la defecación en bebés menores de 6 meses que reciben generalmente lactancia materna exclusiva. Se caracteriza por presentar episodios de llanto y pujo durante 10 minutos aproximadamente durante el paso de heces blandas por la porción final del intestino grueso y en ocasiones se puede evidenciar la ausencia de evacuaciones en un lapso de 3 días continuos aproximadamente, así lo explica el pediatra Víctor Álvarez.

El especialista indica que se han propuesto varias hipótesis para determinar el origen de este trastorno benigno y autolimitado, entre las que se encuentran:

1) Un esfuerzo desproporcionado por parte del paciente para eliminar unas heces blandas por desconocimiento de sus hábitos evacuatorios.

2) Facilidad de la degradación y digestión del coágulo de la leche materna, azúcares y las grasas con respecto a la leche de vaca.

3) Variación en el grado de digestión y movimientos intestinales causado por la dieta materna.

4) Retardo en el descenso hacia el recto de la leche digerida.

¿Cuáles son sus síntomas?

Principalmente se evidencia por pujar y llorar alrededor de diez minutos en el paso de unas heces blandas al momento de la evacuación –señala el especialista- pero es importante tomar en cuenta ciertos detalles que diferencian a la disquecia del lactante con el estreñimiento:

– El paciente no presenta problemas para alimentarse ni retardo en la ganancia de peso y talla.
– El paciente siempre presenta abdomen blando y no doloroso al momento del examen abdominal a pesar de tener varios días sin evacuar.
– Las heces siempre son blandas, de color y olor habitual fecal.

¿Quiénes corren el riesgo?

Álvarez sostiene, que la disquecia se puede presentar en aquellos bebés que no son alimentados con buenas técnicas de lactancia materna y cuyas madres no llevan una alimentación saludable.

Durante este proceso, es normal que la ansiedad y preocupación se apoderen de los padres por desconocimiento de esta variación en el hábito evacuatorio, pero se debe saber que se trata de una alteración benigna y que cede espontáneamente, acotación que es importantísima porque las consecuencias más graves se derivan de tratamientos innecesarios que perjudican más que beneficiar al paciente, tales como supositorios, enemas y productos osmóticos que estimulan la motilidad intestinal, señala el especialista.

Es importante tranquilizar a los padres, orientarlos acerca de los hábitos evacuatorios y sus variaciones, así como fomentar técnicas de lactancia materna correctas y hábitos alimentarios saludables para las madres. En el caso donde además del pujo y llanto se presenten síntomas como abdomen duro, cambio en las características de las heces o dificultad para comer, se debe acudir al especialista para poder diferenciarla de otros trastornos que si podrían ameritar intervención inmediata, finaliza el pediatra Víctor Álvarez.

Comparte lectura saludable:


Recientemente Publicado

»

La espiritualidad facilita la convivencia con el cáncer

ShareLa espiritualidad facilita la convivencia con el cáncer Los ...

»

Estos son los siete órganos que no necesitas para sobrevivir

ShareEstos son los siete órganos que no necesitas para ...

»

Que tu vista no se canse

ShareQue tu vista no se canse En las últimas décadas, especialmente ...

»

¿Bebé prematuro? Chequea su visión

SharePor qué la manera en que una madre le habla a su bebé es más ...

»

Por qué la manera en que una madre le habla a su bebé es más compleja de lo que parece

SharePor qué la manera en que una madre le habla a su bebé es más ...

»

Cuatro maneras de no pelearse con las personas

ShareCuatro maneras de no pelearse con las personas Caerle bien a ...

»

Las subidas de tensión afectan tu visión

ShareLas subidas de tensión afectan tu visión La hipertensión ...

»

Crianza respetuosa para niños saludables

ShareCrianza respetuosa para niños saludables Crianza respetuosa ...

»

Desnutrición y diabetes propician tuberculosis infantil en América Latina

ShareDesnutrición y diabetes propician tuberculosis infantil en ...