La ansiedad, la comida y yo


(Barquisimeto- Ciencia Médica al Día) -.Existen personas que recurren a la comida por alguna razón ajena a estar hambrientos y se devoran todo lo que encuentran a su paso, como un mecanismo de defensa ante los problemas, es un pensamiento semejante a “comer para olvidar”, causando un alivio inmediato pero pasando una factura posterior, en el cuerpo y la mente, convirtiéndose en algunos casos, en gula, que es la ingesta de comida sin tener hambre, refiere la psicóloga, Survelys Rojas.

¿Si soy ansiosa sufro de gula?

La ingesta descontrolada de alimentos no es determinante en un trastorno de ansiedad -expresa Rojas- las personas que muestran algún patrón de angustia, pueden presentar pautas alimenticias como tomar dulces o ingerir alimentos de manera desbocada al momento de experimentar inquietud o preocupación, señala la psicóloga.

Sin embargo, no en todos los casos se presenta la gula como parte de la ansiedad, -explica Rojas- existen otros síntomas asociados que determinarán su presencia.

“La gula puede desencadenar otros tipos de trastornos alimenticios como: anorexia y bulimia e incluso trastornos del estado de ánimo”, afirma Rojas.

¿Cómo saber que sufro de gula?

Rojas expresa que una persona cuando padece de gula consume grandes cantidades de comidas aun sin sentir hambre, experimenta la sensación de no poder controlar qué y cuánto. Come a solas por vergüenza y tiene cambios frecuentes en peso y talla. “Se debe estar atento a las señales de nuestro cuerpo así como de nuestra mente, esto te dará el poder de saber si es hambre o gula”, acota.

Cómo salir del problema

La psicóloga recomienda:

• Estar consciente del motivo que incita a comer, es lo esencial para diferenciar el hambre y el apetito.

• Se debe pensar que las caren ias, insatisfacciones, problemas o preocupaciones no se resolverán comiendo, sino afrontando las causas.

• Tratar de llevar un diario de comidas para determinar qué sentimientos lo acompañan a la despensa, ayudará a  conocer las situaciones, horas del día o desencadenantes que lo motivan a comer sin tener hambre, así tendrá la oportunidad de responder a ello con otra cosa que no sea comida.

• Realizar actividades recreativas o de gusto personal que permitan a la mente mantenerse ocupada en algo diferente a lo que genera ansiedad.

“Un especialista aportará las herramientas para contrarrestar el trastorno por atracón, pues el paciente debe cambiar tanto sus hábitos alimenticios como la respuesta generada ante la ansiedad, y con un tratamiento oportuno se pueden evitar males mayores”, concluye la psicóloga, Survelys Rojas.

 

Comparte lectura saludable:


Recientemente Publicado

»

¿Cuál es la diferencia entre el lado derecho y el izquierdo del cerebro?

Share¿Cuál es la diferencia entre el lado derecho y el izquierdo ...

»

El dolor lumbar en el embarazo

ShareEl dolor lumbar en el embarazo  Seguro que la imagen de una ...

»

¿Mucho vello para ser mujer? Puedes tener el SOP

Share¿Mucho vello para ser mujer? Puedes tener el SOP   El cuerpo ...

»

No más trasnochos. Controla el reloj de tu bebé

ShareNo más trasnochos. Controla el reloj de tu bebé  ¿El ...

»

Tips para una vida sin estrés

ShareTips para una vida sin estrés  Siempre que tengamos la ...

»

Doctora: se me cae el pelo, ¿qué hago?

ShareDoctora: se me cae el pelo, ¿qué hago?  La pérdida de ...

»

¡Suturas Líquidas! Adiós a los puntos

Share¡Suturas Líquidas! Adiós a los puntos  No es un secreto que ...

»

Guía básica del amor

ShareGuía básica del amor  El amor va más allá de encantadores ...

»

¿Cómo deshacerte de los temidos granos ciegos?

Share¿Cómo deshacerte de los temidos granos ciegos?  Los conocidos ...