La infección en huesos puede superarse


infección en huesos
Como en otras enfermedades infecciosas, un diagnóstico precoz y el tratamiento oportuno mejoran el pronóstico y minimizan los riesgos en los pacientes. Tal es el caso de la osteomielitis, una infección ósea causada generalmente por bacterias y hongos que puede evitarse al contar con un sistema inmunológico fuerte. 

El especialista en traumatología, Carlos Pargas, señala que por lo general estas infecciones son causadas por microorganismos piógenos (bacterias y hongos), que pueden llegar al tejido óseo por diferentes vías. La primera de ellas, a través de la sangre, viajando hasta el tejido óseo donde se alojan y destruyen el mismo, esto ocurre posterior a una alteración de las barreras naturales mecánicas del cuerpo como la piel y músculos producto de fracturas abiertas o heridas exponiendo el hueso al medio exterior donde se contamina. 

La otra vía es aquella donde existe un foco infeccioso cercano al hueso, permitiendo que las bacterias migren hasta el mismo. 

El especialista explica que el tratamiento de esta enfermedad es largo y representa un reto tanto para el médico como para el paciente, pues durante la infección, los fagocitos (células especializadas) en el intento de detener los daños, liberan mecanismos (radicales libres y enzimas) que destruyen el tejido óseo circundante, facilitando que el pus se propague y cause mayor destrucción, convirtiéndose así en una especie de círculo vicioso. 

Atentos de los síntomas

Los síntomas serán diferentes según el tipo de osteomielitis -indica el especialista- es aguda si se desarrolla dos semanas después del evento causal; subaguda si se desarrolla posterior a un mes y crónica después de varios meses. 

  • Aguda y sub-aguda: dolor local, aumento de volumen, cambios de color y temperatura (rojo y caliente) en el lugar de la lesión, dificultad para mover la zona afectada, fiebre y malestar general.
  • Crónica: Calor en la lesión, enrojecimiento e hinchazón. La fiebre y el malestar general por lo general no están presentes.

¿Cómo se diagnostica?

La única prueba confirmatoria es la biopsia del tejido óseo afectado. Sin embargo, Pargas afirma que podemos contar con herramientas menos invasivas que nos hagan pensar que estamos frente a esta enfermedad, éstas pueden ser:

  • Presencia de los síntomas antes descritos.
  • Examen de hematología con recuento leucocitario donde puede o no aumentar los glóbulos blancos.
  • Cultivos y antibiogramas si existe alguna salida de exudado por heridas o fístulas.
  • Radiografías de la zona afectada (dos proyecciones radiológicas).
  • Gammagrama óseo.
  • Resonancia magnética.

¿Cuál es la cura?
     
Según el traumatólogo, el tratamiento debe ser multidisciplinario (traumatólogo, infectólogo, fisiatra, etc.) y básicamente dependerá de la administración de antibióticos de uso endovenoso y el drenaje del foco infeccioso del tejido óseo. 
Pargas señala que una vez diagnosticado el paciente, siempre es necesario realizar una cirugía (limpieza quirúrgica). En caso de dudas en el diagnóstico, lo ideal será llevar a quirófano y tomar una biopsia del tejido óseo afectado.

Cuando éste tejido se encuentra severamente afectado la indicación se torna más agresiva o radical -indica Pargas- realizando ostectomías (extracción del tejido óseo) parciales o totales o colocación de cemento óseo con antibiótico, que puede realizarse todas las veces que sea necesario hasta obtener la eliminación de la enfermedad, para luego realizar tratamiento de las secuelas.

Las complicaciones dependerán de la severidad del cuadro y su pronto tratamiento. Las mismas varían desde una simple afección de las partes blandas que rodean la lesión, hasta la muerte por sepsis (infección multisistémica), pudiendo presentar pérdida total o parcial de un segmento corporal (dedos, pie, pierna, resección ósea), de allí la importancia de tratar a tiempo la enfermedad, finaliza el especialista en traumatología Carlos Pargas. 

Comparte lectura saludable:


Recientemente Publicado

»

La espiritualidad facilita la convivencia con el cáncer

ShareLa espiritualidad facilita la convivencia con el cáncer Los ...

»

Estos son los siete órganos que no necesitas para sobrevivir

ShareEstos son los siete órganos que no necesitas para ...

»

Que tu vista no se canse

ShareQue tu vista no se canse En las últimas décadas, especialmente ...

»

¿Bebé prematuro? Chequea su visión

SharePor qué la manera en que una madre le habla a su bebé es más ...

»

Por qué la manera en que una madre le habla a su bebé es más compleja de lo que parece

SharePor qué la manera en que una madre le habla a su bebé es más ...

»

Cuatro maneras de no pelearse con las personas

ShareCuatro maneras de no pelearse con las personas Caerle bien a ...

»

Las subidas de tensión afectan tu visión

ShareLas subidas de tensión afectan tu visión La hipertensión ...

»

Crianza respetuosa para niños saludables

ShareCrianza respetuosa para niños saludables Crianza respetuosa ...

»

Desnutrición y diabetes propician tuberculosis infantil en América Latina

ShareDesnutrición y diabetes propician tuberculosis infantil en ...