Lo que debes saber de la incontinencia femenina - CienciaMedicaAldiaCienciaMedicaAldia

Lo que debes saber de la incontinencia femenina


incontinencia femenina
Resulta incómodo y en ocasiones hasta vergonzozo, el no poder controlar el escape de orina. “La incontinencia urinaria (IU) se puede definir como cualquier pérdida involuntaria de orina de la vejiga, por vía uretral (expulsión a través del meato uretral) o extrauretral (expulsión a través de fístulas vesico-vaginales, uretro-vaginales y uretra ectópica) lo que supone un problema social e higiénico con alteración de la calidad de vida”, así lo afirma la uróloga y cirujana general, Gladys Pérez.

Conoce los tipos de incontinencia

La especialista nos describe los tipos de incontinencia en base a los síntomas del paciente

De esfuerzo (IUE): es la pérdida involuntaria de orina asociada a un esfuerzo físico que provoca un aumento de la presión abdominal, como toser, reír, correr o andar.
De urgencia (IUU): es la pérdida involuntaria de orina acompañada o inmediatamente precedida de “urgencia”; el paciente presenta antes deseo miccional súbito e intenso, siendo difícil demorar ir al sanitario.
Mixta: es una mezcla de urgencia miccional y de esfuerzos (ejercicio, estornudo o tos).
Continua: es la pérdida involuntaria y continua de orina, causada por una fístula vesico-vaginal, o una lesión grave del sistema esfinteriano, entre otros.
Por rebosamiento: se presenta de forma involuntaria en pacientes sin deseo miccional alguno.

¿Por qué padezco incontinencia urinaria?

Pérez indica que existen factores de riesgo que predisponen el desarrollo de la incontinencia urinaria, como: la edad (con el paso de los años los músculos del piso pélvico se debilitan) el embarazo y el parto vaginal; la obesidad, la diabetes mellitus, el prolapso de órganos pélvicos, las cirugías pélvicas (aumentan el riesgo de prolapsos de órganos pélvicos) y algunas patologías neurológicas.
Por ejemplo, -menciona la uróloga- la incontinencia urinaria de esfuerzo, que es identificable por la disminución de la presión uretral, puede deberse a que los elementos de sostén de la uretra están debilitados o dañados o existe un cierre de la uretra insuficiente, debido a una lesión del propio esfínter, a la denervación del mismo o a anomalías estructurales de la uretra por intervenciones quirúrgicas previas.

¿Un simple descuido o estoy comenzando a padecerla?

“Aparición de pérdida de orina o escape de orina involuntario sin deseo de micción luego de algún esfuerzo como: toser, reir, estornudar, hacer ejercicio, o antes de un deseo súbito o inmediato de ir al baño, al menos una vez en los últimos 12 meses, es señal de que estás comenzando a padecer incontinencia” explica Pérez.

Conoce algunas estadísticas

La IU es muy frecuente y su prevalencia está estrechamente ligada con la edad –describe Pérez- en el grupo de menores de 50 años, es de aproximadamente un 25% en el sexo femenino, con una relación de 6:1 respecto al sexo masculino. Sobre los 60 años la prevalencia aumenta discretamente en las mujeres hasta alrededor de un 33%, pero con un gran aumento en el grupo de hombres, lo que da una relación de 3:1 con el sexo masculino. Alrededor de los 75 años afecta a casi el 50% de las mujeres.

Según datos de la Asociación Europea de Urología 2016, se ha calculado que la IU, o aparición de pérdidas de orina al menos una vez en los últimos 12 meses, afecta del 5% al 69 % de las mujeres y del 1 % al 39 % de los varones. En general, la IU es el doble de frecuente en las mujeres que en los varones.

¿Cuáles son los posibles tratamientos?

“Entendiendo que la incontinencia urinaria corresponde a un síntoma detrás del cual pueden existir diversas enfermedades, las que reflejan distintos mecanismos fisiopatológicos, de la misma manera, existen múltiples tratamientos que responden a cada mecanismo fisiopatológico; desde las terapias fisiátricas y conductuales, hasta la cirugía reconstructiva”, afirma Pérez.

TERAPIA CON TÉCNICAS CONDUCTUALES

La uróloga explica que son tratamientos basados en el ciclo miccional humano; es una conducta aprendida, que puede ser inapropiada. “Estas terapias incluyen el reentrenamiento vesical (educación, micción programada, refuerzo positivo), el entrenamiento de hábitos, la indicación de micción inmediata en relación al deseo miccional (tanto espontánea como en respuesta a solicitudes repetidas) y otras técnicas (modificaciones en el esquema de dieta, en especial de ingesta de líquidos, así como la restricción de algunos alimentos como café y alcohol)”, comenta.

También se incluyen programas de rehabilitación del piso pélvico con ejercicios Kegel, o asistidos con dispositivos como pesarios. Estos esquemas son complementarios entre sí e implican cuatro etapas: educación, toma de conciencia, fortalecimiento de la musculatura pélvica y desarrollo de contracción refleja permanente del piso pélvico con bloqueo pélvico (o contracción intensa de musculatura pélvica) previa a maniobras de Valsalva o esfuerzo físico.

TERAPIA FARMACOLÓGICA

“Indicada en incontinencia de urgencia y de esfuerzo, vejiga hiperactiva y algunos trastornos de acomodación esfinteriana”, acota Pérez

La farmacología es compleja, -describe la uróloga- los medicamentos más usados en la incontinencia, son aquellos que mejoran la fase de continencia, destacando los anticolinérgicos (con potencia variable), medicamentos de acción mixta (relajantes musculares y anticolinérgicos), antidepresivos y bloqueadores de los canales de calcio (de acuerdo al caso). “Son en general medicamentos seguros, y el efecto secundario que suele limitar su uso, es la sequedad bucal y de otras mucosas”, resalta.

TERAPIA INYECTABLE PERIURETRAL

Este tratamiento consiste en inyectar diversas substancias en la submucosa de la uretra, en la zona esfinteriana, por vía endoscópica, con el objeto de mejorar el “sello” uretral –explica la uróloga- Dicha terapia está indicada en especial en incontinencia urinaria por incompetencia esfinteriana intrínseca (antiguamente tipo III).

TOXINA BOTULÍNICA TIPO A

Pérez indica que la inyección de toxina botulínica tipo A en el músculo detrusor, produce parálisis del mismo y disminución de la transmisión de señales eferentes hacia centros superiores, permitiendo el tratamiento de afecciones originadas en un aumento de la contractilidad vesical. “Es un procedimiento mínimamente invasivo, que se realiza por medio endoscópico; y se usa o está recomendada en casos seleccionados, como hiperactividad idiopática que no responde a otro tratamiento, pero esto debe ser tratado con el especialista”, destaca.

TERAPIA QUIRÚRGICA

Existen múltiples alternativas quirúrgicas para el tratamiento de la IU, dependiendo del tipo de patología y de su mecanismo fisiopatológico –asevera Pérez- Actualmente, cuando se indica tratamiento quirúrgico de una paciente portadora de incontinencia urinaria de esfuerzo, se utilizan de preferencia las cintas sub uretrales de material sintético (cinta de malla de material sintético, libre de tensión, bajo la uretra media).

“Los seguimientos de largo plazo (5 años) muestran como las técnicas más duraderas las de: Burch (suspensión retropúbica) y sling suburetral, con tasas de curación de alrededor del 90% en el referido largo plazo”, destaca Pérez

Por último, según la especialista se debe mencionar al esfínter artificial, un dispositivo mecánico que reemplaza la función esfinteriana cuando hay incompetencia del esfínter.

“Al referirnos a la incontienencia urinaria y su prevención, debemos tomar en cuenta que existen factores de riesgo incontrolables como: la edad, el envejecimiento o el embarazo; sin embargo, si podemos alertar a la población con reeducación e incio temprano de terapia conductual, mantener un buen peso, realizar ejercicios, controlar la hiperglicemia y realizar tratamientos iniciales, como el fortalecimiento del piso pélvico, que evitan el desarrollo y la progresion de la IU”, finaliza la cirujana general y uróloga, Gladys Pérez.

Asesorado por: Dra. Gladys Pérez Santiago

medicaaldia

Cirugía laparoscópica Endourología Urooncología piso pélvico -Cálculos renales -Enfermedades De la Próstata
-Vejiga -Genitales Órganos – Incontinencia urinaria -Disfunción sexual -Prolapso -Enfermedades De transmisión sexual -VPH

Comparte lectura saludable:


Recientemente Publicado

ciencia medica al dia
»

¿Qué es el síndrome del túnel carpiano y cómo se puede prevenir?

ShareTúnel carpiano El síndrome del túnel carpiano es una ...

ciencia medica al dia
»

Quimioterapia sin pérdida del cabello

ShareNada más escuchar la palabra “quimioterapia” como parte de ...

ciencia medica al dia
»

Miotonía congénita, enfermedad rara pero sobrellevable

ShareExisten ocasiones donde la frase “no soy raro, soy ...

ciencia medica al dia
»

Planes del Día Mundial de la Seguridad y la Salud en el Trabajo

ShareSeguridad y la Salud en el Trabajo La campaña de la ...

ciencia medica al dia
»

Sexo de calidad a través de las palabras

ShareSexo Riesgo, fantasía, ferocidad, pasión, arrebato, ...

ciencia medica al dia
»

¿Es mejor hacer ejercicio antes o después del desayuno?

ShareDesayuno El escenario se repite cada mañana y el dilema vuelve ...

ciencia medica al dia
»

Lavar el pollo puede ser peligroso

Sharepollo La Agencia de Normas Alimentarias del Reino Unido (FSA por ...

ciencia medica al dia
»

Blancorexia: obsesión por el blanqueamiento dental

ShareBlancorexia Lucir una dentadura sana, alineada y blanqueada se ...

ciencia medica al dia
»

¿Qué son los pezones invertidos y cuándo pueden ser peligrosos para tu salud?

SharePezones invertidos En la mayoría de las mujeres el pezón se ...