No hay que tener miedo a la fiebre


No hay que tener miedo a la fiebre
 

La aparición de fiebre en los niños es una de las mayores preocupaciones de los padres y, por ello, una causa de consulta frecuente a los pediatras, tanto en centros de salud como en los servicios de urgencias hospitalarias.

La fiebre no entraña un riesgo en sí misma, pero muchos padres piensan que puede ser peligrosa, causar daño cerebral, meningitis o convulsiones. Esto motiva una gran ansiedad, consultas reiteradas y, en ocasiones, un uso indiscriminado de fármacos antitérmicos, que no siempre son inocuos.

Por eso, como pediatras, debemos proporcionaros a los padres una información adecuada, clara y sencilla, así como trasmitiros tranquilidad para que entendáis mejor el proceso de la fiebre

Los conceptos que hay que tener claros, según recoge la Asociación Española de Pediatría, son:

  • La fiebre es un mecanismo de defensa de nuestro organismo contra las infecciones que, en el mayor de los casos, son leves: otitis, faringitis, catarros.
  • La fiebre alta no indica una mayor gravedad de la causa de la misma, lo importante es el aspecto general del niño, su actividad.
  • La fiebre por sí misma no causa daño cerebral, ni ceguera, ni sordera, ni muerte.
  • Hay que tratar a los niños febriles solo cuando la fiebre se acompaña de malestar general o dolor. Por ello no hay que bajarla en todas las situaciones, solo si el niño está molesto.
  • El ibuprofeno y el paracetamol tienen la misma eficacia para tratar el dolor y la fiebre, y su dosificación debe realizarse en función del peso del niño y no de la edad.
  • La combinación o alternancia de ibuprofeno y paracetamol no es aconsejable.
  • Los antitérmicos no curan ni acortan la infección, solo ayudan a que los niños se encuentren mejor. Tampoco su efecto es inmediato, hay que esperar a que se absorban para que inicien su acción.
  • El niño con fiebre debe estar bien hidratado. Hay que ofrecer frecuentemente líquidos y procurar que tengan hidratos de carbono (zumos de frutas natural).
  • Se debe vigilar la aparición de signos de empeoramiento clínico y consultar con carácter urgente si su hijo presenta:
  • Manchitas en la piel, de color rojo oscuro o morado, que no desaparecen al estirar la piel de alrededor.
  • Decaimiento, irritabilidad o llanto excesivo y difícil de calmar.
  • Rigidez de cuello.
  • Convulsión o pérdida de conocimiento.
  • Dificultad para respirar (marca las costillas y hunde el esternón, se oyen como silbidos cuando respira, respiración muy rápida, agitada, etc.).
  • Vómitos y/o diarrea persistentes o muy abundantes que causen deshidratación (lengua seca, ausencia de saliva, ojos hundidos, etc.).
  • Si no orina o la orina es escasa.
  • Siempre requiere consulta urgente la fiebre en un niño menor de 3 meses.

Con estos consejos esperamos haber resuelto algunas dudas para que la fiebre no suponga un motivo de preocupación excesiva, siempre que nuestros pequeños tengan buen aspecto y se encuentren activos.

FUENTE:QUIRONSALUD

Comparte lectura saludable:


Recientemente Publicado

»

Tips para una vida sin estrés

ShareTips para una vida sin estrés  Siempre que tengamos la ...

»

Doctora: se me cae el pelo, ¿qué hago?

ShareDoctora: se me cae el pelo, ¿qué hago?  La pérdida de ...

»

¡Suturas Líquidas! Adiós a los puntos

Share¡Suturas Líquidas! Adiós a los puntos  No es un secreto que ...

»

Guía básica del amor

ShareGuía básica del amor  El amor va más allá de encantadores ...

»

¿Cómo deshacerte de los temidos granos ciegos?

Share¿Cómo deshacerte de los temidos granos ciegos?  Los conocidos ...

»

¿Qué es el astigmatismo?

Share¿Qué es el astigmatismo?  ¿Qué es exactamente? ¿Qué ...

»

Tacones altos: Elegancia Vs salud

ShareTacones altos: Elegancia Vs salud  Los usan las misses, las ...

»

Mejora tus pisadas con el zapato adecuado

ShareMejora tus pisadas con el zapato adecuado  Salir a caminar, ...

»

Respirar bien mientras dormimos; clave para una buena salud

ShareRespirar bien mientras dormimos; clave para una buena ...