Pautas para un corazón octogenario


Pautas para un corazón octogenario
Con la intención de superar las limitaciones de las enfermedades vinculadas a una determinada edad, hacerse mayor supone aceptar el peligro de padecer ciertas enfermedades. Sin embargo, las nuevas amenazas que puedan surgir no deben hacer olvidar otras causas por las que la salud puede verse dañada.

Una de esas causas son las enfermedades cardiovasculares que se han situado como el principal factor de mortalidad entre las personas mayores de 65 años, causando hasta el 45% de los fallecimientos en estas edades. Ello hace que la prevención en salud deba ser igual o superior en las personas mayores de 80 años, las cuales suponen el 5,7% de la población, ya que estas patologías además del peligro de fallecimiento pueden limitar la independencia funcional y cognitiva del paciente.

Pautas para prevenir las enfermedades cardiovasculares

Las recomendaciones consensuadas en la reunión anual de la Sociedad Española de Cardiología, persiguen el objetivo de “preservar al máximo su capacidad funcional y cognitiva, y asegurar la mejor calidad de vida del anciano”, según el doctor Manuel Martínez–Sellés, presidente de la sección de cardiología geriátrica de la SEC.

Dentro de cada una de las pautas recomendadas se tienen en cuenta dos grupos de personas mayores de ochenta años.

El primero goza de una mayor calidad en su salud debido a una esperanza de vida superior a los tres años, la ausencia de otras enfermedades o la posesión de una buena capacidad funcional y cognitiva.

Por su parte, el segundo grupo hace referencia a personas con mayores riesgos sanitarios debido a su menor esperanza de vida así como debido a otras enfermedades o la aparición de demencia moderada o grave.

Modificación del estilo de vida. Esta pauta es recomendada sobre todo con respecto al primer grupo, cuya mejor condición permite incorporar pequeños cambios en los hábitos de vida que posibilitan mejorar su estado general de salud:

  • Eliminación del consumo de tabaco.
  • Individualización de la dieta.
  • Realización de ejercicio físico.

En el caso de las personas mayores incluidas en el segundo grupo, cuya calidad y esperanza de vida es menor, el impacto de estos elementos sobre su salud deben ser valorados por un médico.

Comparte lectura saludable:


Recientemente Publicado

»

7 técnicas para aprender a manejar nuestro umbral del dolor

Share7 técnicas para aprender a manejar nuestro umbral del dolor La ...

»

Encuentran maneras sencillas de reducir el riesgo de contraer cáncer

ShareEncuentran maneras sencillas de reducir el riesgo de contraer ...

»

En qué otros lugares de nuestro cuerpo tenemos neuronas (además del cerebro) y para qué sirven

ShareEn qué otros lugares de nuestro cuerpo tenemos neuronas ...

»

Los rayos del sol pueden costarte la visión

ShareLos rayos del sol pueden costarte la visión La mayoría de las ...

»

Tumores de hipófisis Lesiones de buen pronóstico

ShareTumores de hipófisis Lesiones de buen pronóstico La hipófisis ...

»

Mieloma múltiple: Un tumor complejo de frecuentes recaídas

ShareMieloma múltiple: Un tumor complejo de frecuentes recaídas El ...

»

Aclara tus dudas sobre la malla supralingual

ShareAclara tus dudas sobre la malla supralingual Bien sea por salud ...

»

¿Cálculos renales?

Share¿Cálculos renales? Dicen que la mejor operación es la que se ...

»

Una calculadora online anticipa las probabilidades de tener un bebé por fertilización in vitro

ShareUna calculadora online anticipa las probabilidades de tener un ...