Prevén la pérdida auditiva en niños


Pérdida auditiva
Al momento del nacimiento, como padres es importante estar alerta a las más mínimas señales de anomalías en el recién nacido. Sin embargo, existen patologías que a veces resultan difíciles de identificar los primeros meses de vida. La foniatra Elida Briceño, hace referencia a que un niño sordo puede tener un desarrollo aparentemente normal hasta los 18 ó 24 meses de vida, en los que, un retraso en la adquisición del lenguaje puede ser considerado normal y se puede pasar por alto que el niño padezca de pérdida auditiva. También se pueden obtener respuestas al estímulo del habla y siempre que un niño haga repetir cualquier sonido no hay que pensar que está distraído; la causa más frecuente es una hipoacusia y lo más probable es que sea de transmisión, secundaria a una otitis serosa.

La hipoacusia se define como la pérdida parcial o total de la capacidad de percibir o entender el sonido -comenta la especialista- es importante destacar que no solo se debe “escuchar” el sonido; sino discriminar de manera que tenga sentido.

Señales de alerta

La foniatra indica que los padres deben observar el comportamiento del bebé durante sus primeros meses de vida ante los estímulos sonoros. Desde la etapa del recién nacido hasta los dos primeros meses de vida, el niño se despierta o se asusta ante ruidos fuertes y de alta intensidad; la voz de su madre es capaz de tranquilizarlo. A los 3 y 5 meses de vida dirige la mirada y gira la cabeza hacia los lados buscando la fuente de sonido y entre los 6 y 9 meses es capaz de buscar la fuente del sonido moviendo la cabeza y el cuerpo. Los padres deben consultar de inmediato con el especialista ante la sospecha que su hijo no escucha.

Por otro lado, Briceño acota que existen factores de riesgo que pueden aumentar la posibilidad que el recién nacido presente pérdida auditiva como: antecedente familiar de sordera, infecciones intrauterinas (TORCHS), malformaciones de la cabeza y el cuello, hiperbilirrubinemia, prematuridad, meningitis neonatal, uso de fármacos ototóxicos, puntuación de APGAR bajo al nacer, ingreso en la UCI neonatal, síndromes genéticos y en niños mayores la otitis media o serosa recurrente, traumatismo craneoencefálico, entre otros. En la vida escolar los problemas de atención pueden estar relacionados con hipoacusias. La consecuencia más grave de la sordera, sino se detecta a tiempo, es la ausencia del lenguaje.

Formas de diagnóstico

Existen diferentes pruebas formales e informales de valorar la audición –comenta la especialista- entre las informales se encuentran los instrumentos sonoros con tonalidad aguda y grave, como sonajeros, tambores, entre otros. Las respuestas más confiables se consiguen con el lactante tranquilo. El examinador debe colocarse detrás y lateralizado hacia el oído a examinar para que el niño busque la fuente sonora dependiendo de la edad cronológica y mental.

Entre los métodos formales para evaluar la audición están las emisiones otoacústicas (EOA) que posibilitan la evaluación auditiva desde los primeros días de vida, asimismo los potenciales evocados auditivos de tallo cerebral. Existen otras pruebas como la audiometría condicionada en niños entre 3 – 4 años, audiometría tonal para niños mayores, e impedanciometria.

Una vez el niño sea diagnosticado de hipoacusia, el tratamiento debe ser multidisciplinario con la colaboración del pediatra, foniatra, otorrinolaringólogo, psicólogo y terapista del lenguaje, agrega la foniatra.
Métodos de prevención

La especialista indica que en muchos casos se puede prevenir la hipoacusia a través del control del embarazo, evitando contacto con personas enfermas de rubéola y otras infecciones. Es importante destacar que los recién nacidos sanos sin factores de riesgo asociados pueden tener hipoacusia, por lo cual es de vital importancia realizar el screening neonatal a través de las otoemisiones acústicas.

De la misma manera, los padres deben estar atentos a que los niños cumplan con el esquema de vacunación completo, además de los controles pediátricos y tratamiento adecuado a las infecciones respiratorias que pueden afectar el oído medio, finaliza la foniatra Elida Briceño.

Comparte lectura saludable:


Recientemente Publicado

»

La espiritualidad facilita la convivencia con el cáncer

ShareLa espiritualidad facilita la convivencia con el cáncer Los ...

»

Estos son los siete órganos que no necesitas para sobrevivir

ShareEstos son los siete órganos que no necesitas para ...

»

Que tu vista no se canse

ShareQue tu vista no se canse En las últimas décadas, especialmente ...

»

¿Bebé prematuro? Chequea su visión

SharePor qué la manera en que una madre le habla a su bebé es más ...

»

Por qué la manera en que una madre le habla a su bebé es más compleja de lo que parece

SharePor qué la manera en que una madre le habla a su bebé es más ...

»

Cuatro maneras de no pelearse con las personas

ShareCuatro maneras de no pelearse con las personas Caerle bien a ...

»

Las subidas de tensión afectan tu visión

ShareLas subidas de tensión afectan tu visión La hipertensión ...

»

Crianza respetuosa para niños saludables

ShareCrianza respetuosa para niños saludables Crianza respetuosa ...

»

Desnutrición y diabetes propician tuberculosis infantil en América Latina

ShareDesnutrición y diabetes propician tuberculosis infantil en ...