Promiscuidad placentera y peligrosa


(Barquisimeto- Ciencia Médica al Día) -.La promiscuidad no debe considerarse como un tema tabú, pues de lo contrario ¿Cómo podría la persona saber si su vida sexual es saludable o no? Este es un tema, que debe tratarse con seriedad, y es necesario abordarlo debido a la repercusión psicológica y física en la vida de quien la ejecuta y aquellas personas con quien mantiene una relación íntima. A continuación la psicóloga, Karen Aguilar, y la ginecóloga, Belkis Crespo, dan a conocer todo lo relacionado con el tema.

¿Quiénes son considerados promiscuos?

Aguilar asevera que según la OMS todas aquellas personas cuya actividad sexual involucre a más de una pareja fija en un período de seis meses, además indica que una persona promiscua podría llegar a mantener relaciones con grupos de personas, no siendo del mismo sexo en algunos casos. “Existen por una parte los promiscuos pasivos (infieles), o los activos que son personas que recurren a prostíbulos, se vinculan en citas cuyo único propósito es tener relaciones sexuales sin otro compromiso, llegando incluso a participar en prácticas como orgías”, destaca.

¿Satisfacción insana?

Puede darse por la mera necesidad de satisfacer un deseo sexual, la indiferencia ante el compromiso durante una relación, el estar relacionado sexualmente con más de una persona (infiel). También influye la falta de educación sexual, los valores inculcados por los padres o los responsables de su crianza, las creencias que maneja la sociedad que han sido internalizadas por el individuo. “Hay aspectos más profundos que pueden variar según cada persona, por ejemplo: por ejemplo: la necesidad de conocer su valía personal, de respetar su propio cuerpo, aquellas carencias afectivas, o modelos familiares saludables acerca de la integridad sexual”, acota Aguilar.

 

A pesar de no ser considerada una enfermedad, la promiscuidad representa un síntoma de otros trastornos, como el de bipolaridad o del trastorno límite de la personalidad (TLP).

Vacío emocional

Mientras la persona se vea envuelta en relaciones sin sentido o sin compromiso no notará su vacío emocional, sin embargo, luego de la emoción o euforia del momento comenzará a notar esta decadencia sentimental –indica Aguilar- unode los riesgos es que la situaciónse salga de control y este individuocomience a acudir a otras prácticasmenos saludables con el fin de  “calmar” sus necesidades, desarrollando con esto adicción al sexo pudiendo llegar a un desenfreno total con el fin de “calmar” sus necesidades,desarrollando con esto adicción al sexo yllegar a un desenfreno total.

Cuando los practicantes de la promiscuidad olvidan su compromiso con la familia, y olvidan que sus acciones van a retumbar en la vida de aquellos cercanos con quienes convive, el núcleo familiar se ve seriamente afectado. Se necesita de un trabajo terapéutico enfocado en la restauración del hogar para revertir los daños causados allá es indispensable que acepte ser tratado a fin de cortar con todos aquellos hábitos o patrones que le impulsan a una vida sexual desordenada, señala la psicóloga.

ITS vs promiscuidad

Otra de las consecuencias, aunque si bien son biológicas, repercuten en la estabilidad psicológica de la persona, pueden ser las conocidas infecciones de transmisión sexual (ITS) que representan un serio problema de salud pública en todo el mundo, destaca la ginecóloga Belkis Crespo. La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que 900.000 personas se infectan a diario y se registran 340 millones de casos nuevos cada año a nivel mundial, la pro porción es mayor entre personas de15 a 49 años, similar en ambos sexos,pero observándose un ligero predominioentre los hombres y teniendolos países en vías de desarrollo las cifrasmás altas.

Signos de alarma

Ante la sospecha de tener una ITS o tras haber realizado una práctica con riesgo es conveniente acudir a un centro de salud para realizarse una revisión. Existen más de 30 infecciones de transmisión sexual producidas por bacterias, virus, hongos, protozoos y por artrópodos. La ginecóloga

señala que los de síntomas más frecuentes que pueden indicar el padecimiento son:

• Mujeres: Flujo anormal en la vagina con o sin olor desagradable, llagas, ronchas o ampollas cerca de los órganos sexuales, ano y boca. Inflamación de ganglios, dolor en zona de la pelvis, irritación o picor alrededor en el área íntima, ardor al orinar o al defecar, sangrado sin tratarse de la menstruación o tras la relación sexual.

• Los Hombres: Secreción por la uretra, llagas, ronchas o ampollas cerca de los órganos sexuales, ano o boca, dolor en los testículos, inflamación o dolor alrededor de los órganos sexuales, escozor o picor alrededor de su pene, ardor y dolor al orinar o al defecar. “En otras ocasiones es posible tener una de estas infecciones a pesar de no presentar síntomas, o pueden desaparecer solo, pero la infección no se cura si no se recibe tratamiento.”, acota Crespo.

Uso indispensable de preservativos

La ginecóloga, Belkis Crespo afirma que la mejor manera de evitar estas enfermedades es con el uso preservativos (masculino o femenino) al tener relaciones sexuales vaginales, anales u orales. “Se debe hablar con la pareja acerca de su pasado sexual y del uso de drogas, muchas de estas infecciones no presentan signos externos, es importante realizarse un análisis médico y exámenes de ITS cuando se haya tenido una práctica sexual de riesgo”, destaca.

Una respuesta efectiva a la propagación de las infecciones de transmisión sexual comienza con la prevención, mediante el suministro de información exacta y explícita sobre prácticas sexuales menos arriesgadas, por ejemplo sobre la utilización correcta y sistemática de preservativos, la abstinencia, el retraso del inicio de la vida sexual, la monogamia o la reducción del número de parejas sexuales.

 

Exclusividad sexual

Se debe promover respeto a su cuerpo y su integridad, aprender a controlar el impulso sexual desde la sanidad emocional, espiritual y relacional. Todo esto se logra con una educación basada en la importancia de la familia, del compromiso y aprender acerca de la responsabilidad que amerita una vida íntima activa, concluye la psicóloga Karen Aguilar.

Comparte lectura saludable:


Recientemente Publicado

»

La espiritualidad facilita la convivencia con el cáncer

ShareLa espiritualidad facilita la convivencia con el cáncer Los ...

»

Estos son los siete órganos que no necesitas para sobrevivir

ShareEstos son los siete órganos que no necesitas para ...

»

Que tu vista no se canse

ShareQue tu vista no se canse En las últimas décadas, especialmente ...

»

¿Bebé prematuro? Chequea su visión

SharePor qué la manera en que una madre le habla a su bebé es más ...

»

Por qué la manera en que una madre le habla a su bebé es más compleja de lo que parece

SharePor qué la manera en que una madre le habla a su bebé es más ...

»

Cuatro maneras de no pelearse con las personas

ShareCuatro maneras de no pelearse con las personas Caerle bien a ...

»

Las subidas de tensión afectan tu visión

ShareLas subidas de tensión afectan tu visión La hipertensión ...

»

Crianza respetuosa para niños saludables

ShareCrianza respetuosa para niños saludables Crianza respetuosa ...

»

Desnutrición y diabetes propician tuberculosis infantil en América Latina

ShareDesnutrición y diabetes propician tuberculosis infantil en ...