Qué dice la psicología sobre las orientaciones sexuales - CienciaMedicaAldiaCienciaMedicaAldia

ciencia medica al dia

Qué dice la psicología sobre las orientaciones sexuales


Orientaciones sexuales
La Asociación Americana de Psicología (APA, por sus siglas en inglés) define la orientación sexual como “una atracción emocional, romántica, sexual o afectiva duradera hacia otros”. Es distinta a otros componentes de la sexualidad, como al sexo biológico (los genitales con los que las personas nacen: pene o vulva), la identidad de género (el sentido psicológico del ser hombre o ser mujer) y los roles sociales de la sexualidad (que se focaliza a las distintas normas culturales de los comportamientos “masculinos” y “femeninos”).

Entonces, podemos ser hombres o mujeres pero tenemos distintas orientaciones sexuales. Es falso que una persona “por nacer varón tiene que ser heterosexual, le tiene que gustar la mujer, o el hombre con pene y la mujer con vulva deben sí o sí tener sexo para reproducirse”. La verdad es que no todos los hombres y mujeres desean tener sexo solamente para reproducirse (sino no existirían los anticonceptivos), no a todas las personas les gusta el otro sexo y ello no está para nada mal, al contrario, es algo normal que sucede en la especie humana (y en otras especies animales).

Las orientaciones sexuales son:
1) Heterosexuales: cuando te atraen física, emocional y sexualmente las personas que tienen un sexo biológico (pene o vulva) distinto al que tú tienes.
2) Homosexuales: cuando te atraen física, emocional y sexualmente las personas que tienen un sexo biológico (pene o vulva) igual al que tú tienes. En el caso de los hombres homosexuales se les dicen gays y a las mujeres se les dicen lesbianas.
3) Bisexuales: cuando te atraen física, emocional y sexualmente las personas que tienen un sexo biológico (pene o vulva) igual al tuyo o distinto. Hay que tener en cuenta que la bisexualidad no es “un puente” o “un camino” hacia la heterosexualidad u homosexualidad, así como tampoco significa que es el deseo de estar con un hombre y una mujer a la misma vez.
4) Asexualidad: cuando no te atraen física, emocional y sexualmente las personas que tienen un sexo biológico (pene o vulva) igual al tuyo o distinto. Tener cuidado que no significa que una persona asexual no se pueda enamorar, sí se puede enamorar pero no hay la atracción sexual. Suele confundirse también cuando una persona comienza a perder el deseo o apetito sexual hacia su pareja, a esto último se le conoce como deseo sexual hipoactivo pero no es asexualidad.

¿Qué influye?
La APA señala que la orientación sexual es “probablemente el resultado de una interacción compleja de factores biológicos, cognitivos y del entorno”. Agregando que existe una serie de pruebas recientes que “sugieren que la biología, incluidos los factores hormonales genéticos o innatos, desempeñan un papel importante en la sexualidad de una persona”.

Entonces, según la APA, las personas no pueden elegir ni escoger su orientación sexual. Las personas no se vuelven homosexuales por haber pasado algún tipo de experiencias (falsamente se cree que si un varón es violado sexualmente “se volverá” homosexual, o si una mujer es lesbiana es porque necesita tener “un buen encuentro sexual con un amante varón” para que se vuelva heterosexual). Estos son mitos, creencias que lo único que hacen es confundir a la población sobre los conceptos reales de sexualidad.

Lo que sí debemos tener siempre presente es que la orientación sexual es diferente a nuestra conducta o práctica sexual. Todas las personas tenemos una orientación sexual, pero podemos expresarla en distintas conductas a lo largo de nuestra vida. Así, una persona puede ser homosexual pero al vivir en una sociedad que es homofóbica y constantemente rechaza a los gays y lesbianas, puede “elegir” actuar “fingiendo” no ser homosexual (incluso inventando tener parejas del otro sexo) por miedo y temor a ser juzgado socialmente o no ser aceptado por sus padres, amigos y familiares.

Es así, que nuestra conducta sexual, nuestro comportamiento, puede cambiar según el entorno. Por eso, podemos ver en determinados espacios a varones que adoptan conductas machistas como acosar con silbidos o palabras a mujeres para “demostrar” que son “bien heterosexuales” por el temor a que otros piensen que “quizás” pueda ser homosexual. Hay que tener siempre presente que nuestra conducta y práctica sexual no hace nuestra orientación sexual, son dos cosas totalmente distintas. La orientación nunca la podremos cambiar.

Fuente: RPP

Comparte lectura saludable:


Recientemente Publicado

»

Depresión masculina: un trastorno que suele ser dejado de lado

ShareDepresión ¿Te sientes irritable, aislado o retraído? ¿Te ...

»

¿Es cierto que la ropa negra da más calor en verano?

ShareCalor Consideraciones estéticas a un lado, el color de la ropa ...

»

¿Coser puede darte una visión “sobrehumana”?

ShareCoser Los modistos, costureras y sastres que cosen a mano tienen ...

»

El yoga es tan efectivo como la fisioterapia para el dolor de espalda baja

ShareYoga El dolor crónico de espalda baja responde tan bien al ...

»

Por qué es importante ducharse antes de entrar en la piscina (y no es sólo por higiene)

SharePiscina No es sólo una cortesía higiénica hacia los otros ...

»

El aceite de oliva ayuda a prevenir la enfermedad de Alzheimer, según estudio

ShareAlzheimer Una dieta que incluya aceite de oliva extra virgen ...

»

¿Problemas hormonales? Atentos a la tiroides

ShareTiroides La tiroides es una glándula ubicada en la región ...

»

Estimulación temprana en bebés prematuros

ShareBebés El desarrollo físico y mental de los recién nacidos (a ...

»

Desarrollan melanina artificial que puede ayudar a combatir el vitíligo o el albinismo

ShareMelanina Químicos, científicos de materiales y nanoingenieros ...