Sonrisa joven sin importar la edad


Sonrisa joven
El envejecimiento en las personas es inevitable, y trae consigo ciertas consecuencias al organismo y a la salud bucal. Hace algunos años, se asociaba la imagen de una persona mayor con una mala dentadura. Sin embargo, gracias a los avances tecnológicos, hoy día estas personas pueden lucir una sonrisa más estética y saludable, para ello, solo deben conocer los tratamientos disponibles y tener en cuenta las medidas necesarias de prevención.

La odontóloga, Marian Herrera Bracamonte, señala que al igual que todo el organismo, la cavidad bucal también envejece, ocasionando una serie de cambios naturales en cada uno de sus componentes, entre los cuales se pueden mencionar:

Cambios de coloración en los dientes, se tornan amarillos o marrones como resultado de alteraciones en su grosor.

Desgaste, fracturas o fisuras dentarias, relacionadas  con alteraciones en el esmalte como la atrición (desgaste dentario causado por el contacto de los dientes antagonistas), la abrasión (desgaste que se da sobre todo a nivel del cuello de los dientes por un cepillado incorrecto), y el bruxismo (apretamiento o rechinamiento de los dientes) siendo un hábito inconsciente.
El hueso alveolar o hueso de soporte dentario sufre reabsorción, es decir, pierde su altura y grosor debido al proceso de envejecimiento, pero puede acelerarse por la pérdida dentaria, enfermedad periodontal o traumas oclusales.

-Cambios en la lengua y mucosa bucal, así como pérdida en el gusto de los alimentos y sequedad bucal, la mayoría de estos casos están asociados al consumo de medicamentos propios de las personas mayores.

Aunque las personas mayores son especialmente susceptibles a padecer caries dental y enfermedades periodontales que podrían generar la pérdida de piezas dentarias, la especialista explica que la pérdida de una o todas las piezas no es un factor propio del envejecimiento, es errado creer que el envejecimiento produce la pérdida de dientes. Sin embargo, si una vez producida la pérdida de piezas no se tiene la debida rehabilitación protésica o se usan prótesis mal adaptadas, la apariencia de la persona, independientemente de la edad, se tornará envejecida.

Otras consecuencias de la pérdida de dientes

No cabe duda que uno de los signos más evidentes del envejecimiento es la pérdida de dientes -indica Herrera- se trata de una situación que conlleva una serie de consecuencias, entre las que se destacan las siguientes:

  • La boca pierde su forma original, haciéndose más recta.
  • Aparecen grietas y fisuras en las comisuras de la boca.
  • El mentón se vuelve más puntiagudo.
  • Se forman bolsas en los laterales de la boca.
  • Los labios se vuelven finos y aplanados.

Combate los signos de envejecimiento

Según la odontóloga, muchos signos del envejecimiento pueden ser tratados y aminorados gracias a los tratamientos que existen para casa caso:

  • Los cambios de coloración de las piezas dentarias pueden ser tratados mediante procedimientos estéticos como blanqueamientos dentales.
  • La pérdida de alguna o todas las piezas dentarias pueden ser rehabilitadas mediante la adaptación de prótesis fijas o removible según cada caso en particular.
  • Los cambios de las encías se pueden solucionar mediante injerto de tejido conectivo, un procedimiento quirúrgico  que tiene como objetivo sustituir la encía perdida, con el fin de cubrir las raíces expuestas y mejorar la estética.
  • Los cambios de forma o superficie como fracturas o fisuras, pueden tratarse con carillas de porcelana o resina.

¡Mejor prevenir!

A pesar de haber soluciones a los problemas de envejecimiento, lo mejor es prevenirlos y aminorar las consecuencias en nuestra dentadura, Herrera indica que el principal consejo es la aplicación de una correcta técnica de cepillado, el uso de hilo dental y enjuague bucal, que serán siempre nuestra principal arma para la lucha contra la mayoría de las enfermedades bucales, de igual manera la visita regular al odontólogo cada 6 meses, pues éste profesional es quien podrá no solo tratar los padecimientos ya existentes, sino guiarnos en la prevención de problemas bucodentales futuros.

Otros consejos de la especialista:

  • Una dieta equilibrada. Para tener unos dientes y encías sanas hay que mantener una dieta balanceada, consumiendo los cinco grupos básicos de alimentos: lácteos, cereales, carne, pescado y frutas.
  • En caso de medicamentos. La ingesta de medicamentos influye directamente en la salud bucal. Es necesario comentar al odontólogo sobre cualquier tratamiento que se esté realizando o cualquier enfermedad padecida para evitar y prevenir las consecuencias.
  • Cuidar las prótesis. El uso de prótesis dentales requiere de cuidados especiales. Éstas deben estar ajustadas al paladar y, en el caso de que no sea así, es necesario que acudas al especialista para que las adapte.
  • En caso de sensibilidad. Con el paso del tiempo las encías se retraen, exponiendo zonas que no están protegidas por el esmalte, tales como las raíces. Por esta razón, las personas mayores son más propensas a sufrir de hipersensibilidad dental. En este caso, lo recomendable es usar una pasta dental especial, sin olvidar la consulta periódica con el dentista, pues la persistencia del problema puede acarrear otros problemas como lesiones y fracturas.
  • Atento si eres diabético. Las personas diabéticas tienen mayor riesgo de presentar problemas en la dentadura y encías, por lo tanto, deben tener cuidados bucales extremos, una mala higiene puede causar pérdidas de piezas dentales y contribuir a la aparición de enfermedad periodontal.
  • Evita la sequedad. La sequedad es otro de los trastornos comunes en las personas mayores y puede aparecer por el consumo de determinados tratamientos o medicamentos. Para prevenirla, la especialista aconseja el consumo de líquidos (aguas, bebidas no azucaradas), o el uso de productos como sprays o enjuagues bucales, debidamente prescritos por el odontólogo.
Sí es posible

Si se presta la atención y cuidados necesarios, es totalmente posible llegar a la tercera edad con todas las piezas dentarias en buenas condiciones, afirma la odontóloga.

Es importante tener en cuenta que la presencia de caries y algunos hábitos como la fricción de los dientes (bruxismo) o un mal cepillado, también pueden acelerar el proceso de envejecimiento bucal.
Mantener una buena higiene oral y visitar el dentista regularmente son prácticas que pueden evitar muchos problemas dentales en el futuro, finaliza la odontóloga Marian Herrera Bracamonte.

Comparte lectura saludable:


Recientemente Publicado

»

¿Ruptura amorosa? 5 herramientas infalibles para superarla

ShareRuptura amorosa Una ruptura amorosa puede ser de las cosas más ...

»

La OMS pide actuar contra la amenaza de la farmacorresistencia del VIH

ShareVIH La Organización Mundial de la Salud (OMS) alerta a los ...

»

Estudio cefalométrico para un rostro armonioso

ShareRostro armonioso En la sociedad en la cual nos desenvolvemos, la ...

»

Paciente con hendidura labiopalatina: ¿Cómo tratarlo?

ShareHendidura labiopalatina Existen afecciones que pueden ser ...

»

El abuso de pantallas electrónicas duplica los problemas oculares en 20 años

ShareAbuso de pantallas El uso excesivo de las pantallas ...

»

6 preguntas que pueden ayudarte a saber si eres hipocondriaco

ShareHipocondría Mucho se ha escrito sobre la hipocondría, un ...

»

Enfermedad periodontal y artritis reumatoide, más unidas de lo que piensas

ShareEnfermedad periodontal Durante los últimos años, ...

»

Conoce el Top 10 sonrisa saludable

ShareSonrisa A menudo se dice que la sonrisa es nuestra mejor carta ...

»

9 factores que aumentan la probabilidad de sufrir demencia y qué cambios puedes hacer en tu estilo de vida para prevenirla

ShareDemencia Si las personas cuidaran la salud de sus cerebros a lo ...